La resonancia de un disparo, de Fernando García Calderón

18 enero 2016 -
¡¡Hola cronisteras y cronisteros!! ¿Qué tal estáis? ¿con ganas de vacaciones de nuevo? jeje, yo sí, no nos vamos a engañar, pero bueno... Hoy os traigo la primera reseña de 2016 (me tengo que poner las pilas, que tengo unas cuantas en el tintero...) sobre el último libro que leí, entero, en 2015 y que se encuentra, como veríais, en el listado de mis mejores lecturas de 2015.

Resonancia de un disparo, Fernando García Calderón

Por el título, os podéis imaginar que La resonancia de un disparo, de Fernando García Calderón, es una novela negra y puedo decir que sí pero no: efectivamente hay un disparo (o varios, eso lo tendréis que descubrir vosotros) pero... hay mucho más. Y en ese "mucho más" se esconden los secretos, frustraciones, anhelos y engaños de sus cuatro protagonistas: Marta, Fernando, Isabel (la narradora) y Antonio, cuatro amigos que conforman dos matrimonios.

Con el sexo como punto de unión, se va desgranando la cara oculta de cada uno de los personajes (unos personajes que, en apariencia son de los más idílico) y la forma en la que cada uno de ellos entiende el "amor". Así, para Fernando, su relación ideal sería aquella en la que pudiera dominar, someter y humillar a su mujer; mientras que para Marta consiste en la búsqueda de su príncipe azul recién salido del cuento; Antonio, por su parte, disfruta picoteando de aquí y de allá sabiendo que su 'mujer florero' le espera en casa con una sonrisa; y por último, para Isabel es conseguir a la persona con la que lleva tanto tiempo obsesionada. Como veis, no es fácil empatizar con ellos, he intentado ponerme en su lugar, justificar sus acciones, pero... imposible, jeje.

El autor cuenta de forma directa y sin miramientos ni contemplaciones la peor cara del ser humano, reflejando todo lo que se puede esconder bajo una vida corriente, e incluso anodina, y hasta qué punto se puede denigrar una persona, y hacer que se denigren los demás,  saltándose los límites más insospechados por conseguir lo que se quiere. Lo cual, unido a que se habla de sexo sin tapujos, puede hacer que mentes sensibles se escandalicen. Sin embargo, a pesar de que en algunos momentos resulta un poco dura, es una lectura que deja huella y que, simplemente por el hecho de que no haya buenos y malos como estamos acostumbrados, resulta original.

Resonancia de un disparo, Fernando García Calderón
GARCÍA CALDERÓN, Fernando. 2008. La resonancia de un disparo. Sevilla: Algaida. ISBN 9788498771169.

Resumen: Todas las personas guardan algún secreto. Incluso Fernando, un modélico padre de familia que se desvive por la felicidad de los suyos, o su mujer Marta, de intachable conducta pública y una discreción sin límites. También Antonio, amigo y socio de Fernando, oculta una verdad incómoda. ¿Y qué decir de Isabel, la mujer de éste y mucho más joven que él? La resonancia de un disparo es la novela de una confesión, con sus píldoras de intriga y sus dosis de veneno. Tras el éxito de La judía más hermosa —con la que se adentró en el género histórico— Fernando García Calderón retorna a la intriga psicológica con un relato sutil como un mecanismo de relojería, pero que podría estallar en manos del lector. Sí, todos guardamos algún secreto en el fondo de nuestra conciencia, y basta una detonación para que aflore a la superficie. Tan sólo queda desear al lector que nada de lo que en esta novela sucede le resulte sospechosamente familiar.


Crónica de los libros que dan cuerda a mi mundo

Feliz no cumpleaños, Alicia: exposición

11 enero 2016 -
¡¡Feliz año cronisteras y cronisteros!! Ha pasado un tiempecillo desde la última vez que escribí, pero ya sabéis, el mes de diciembre es un poco complicado, tanto en el trabajo como en el ocio (reuniones, compras, fiestas...), así que espero que lo hayáis pasado bien y que el año nuevo haya venido cargado de cosas positivas. Por mi parte, y en cuanto al blog respecta, vuelvo a la carga y con nuevas ideas (y con ideas que ya tenía pensadas pero que todavía no he puesto en práctica). ¡¡Comencemos!!

Alicia, Fiesta, Té


El pasado sábado fui a visitar, con unas  amigas, la exposición "Feliz no cumpleaños: 150 años en el País de las Maravillas" que se encuentra en el Museo ABC y que podréis visitar hasta el 3 de abril.

La exposición es un homenaje al 150 cumpleaños de la publicación de Alicia en el País de las Maravillas, homenaje en el que participan diversos ilustradores, tanto nacionales como internacionales: Ana de Juan, Fernando Vicente, Emilio Urberuaga, Rébecca Dautremer, Benjamin Lacombe, entre otros, y que hace un recorrido tanto por la historia de Alicia... como por la vida del autor y de la niña a la que le fue contada por primera vez: Alicia Liddell.
Ilustraciones, Conejos, Alicia, Lewis Carroll
Dicho recorrido se divide en cuatro partes: "¡Guise a ese conejo! Perdón: sigue a ese conejo", en el que los autores ofrecen su visión de los personajes y escenas atribuyéndoles nuevos significados y simbolismos, "Trae todo: tiempo, teorías, tuercas, tomates... ¡tomaremos té!", sigue la línea de la anterior pero se centra en la escena de la fiesta del té, "Jugaremos con extraños personajes ¿O los personajes harán un extraño juego?", donde se muestran versiones de otros personajes representativos, entre ellos la Reina de Corazones y una cuarta sección sin título, en la que se proporciona información, como comentaba antes, sobre Lewis CarrollAlicia Liddell y John Tenniel.
Fiesta, Té, Alicia, Lewis Carroll

Biografía, Alice Lidell, Lewis Carroll
Como podéis ver en las fotografías que tomé, es una exposición de lo más coqueta y colorida, que gustará tanto a pequeños como a mayores y, además, si hay algún ilustrador o ilustración que os guste especialmente podéis adquirirlas en la tienda del museo, ya que venden láminas, postales... y tienen mucha variedad de ediciones de Alicia en el País de las Maravillas.
Libros, Alicia, Ilustraciones, Lewis Carroll
Sinceramente, me gustan las exposiciones que organizan el Museo ABC y Edelvives, el espacio es acogedor y lo montan con tanto detalle y atractivo que es inevitable no sentirse como un niño pequeño al entrar por la puerta. Por ello, no dejéis de pasaros, aún hay tiempo, pero tened cuidado que no os pase como al Conejo Blanco.

Crónica de los libros que dan cuerda a mi mundo