Glosario bibliotecario (las palabrejas imprescindibles)

24 octubre 2018 -


Siempre digo lo mismo, me repito más que los discos rayados, por eso eso no voy a entrar en justificaciones, ni voy a prometer que volveré pronto (aunque sea mi intención), ni nada por el estilo... Solo me voy a centrar en esta entrada, en el motivo que me ha hecho hacer un paréntesis a mi larga ausencia y... este no es otro que el día que se celebra hoy: ¡¡el DÍA DE LAS BIBLIOTECAS!!

Sí, así, con mayúsculas, aunque pasen desapercibidas para mucha gente, aunque en muchos lugares no tengan el reconocimiento que se merecen, ¡es su día! 

Se me han ocurrido mil cosas para contaros hoy (ser bibliotecaria y conocer el mundillo ayuda mucho), pero... me he decantado por una que, quizás, a alguno de vosotros os sea de utilidad y es que... los bibliotecarios no somos médicos, ¡¡pero también la liamos con el vocabulario!! 

A más de uno le sonará esta situación: va al médico y este, tras explorarlo, le da el diagnóstico, pero... no entiende nada de lo que le ha dicho y pide que se lo traduzca, lo mismo cuando le escribe una receta a mano. 

Pues bien, ahora pensad el día que fuisteis a una biblioteca por primera vez (espero que hayáis ido alguno vez, si no lo habéis hecho, ¡estáis tardando!): os acercáis al mostrador y preguntáis si está disponible el libro que estáis buscando y el bibliotecario de turno os dice que lo consultéis en el OPAC, que en el registro vendrá la signatura, que aparece también en los tejuelos de los libros y que está compuesta por la CDU y las iniciales del autor (si tiene) y del título (sí, a veces somos malvados (yo incluida) y os soltamos parrafadas como estas). Con toda esa información recibida de golpe vais a buscar el libro, no lo encontráis, volvéis al mostrador y se lo comentáis al bibliotecario que os atendió antes, quien lo consulta en su ordenador y te contesta que no está porque resulta que está expurgado y tú reacción, con la cabeza ya echando humo y a punto de colapsar es: ¡¡¡¿¿Qué???!!!

Tranquilos, no desesperéis, a continuación os cuento una por una qué significan estas palabras:
  1. OPAC: también llamado Catálogo en línea es el catálogo de todos los documentos que tiene la biblioteca (o red de bibliotecas). A partir de 1980 empezó a sustituir a los ficheros y sus tarjetas.
    OPAC actual


    "OPAC" anterior (ficheros)

  2. Registro: es la ficha del documento en cuestión, la tarjeta que antes se encontraba en los cajones de la imagen anterior. En ellos aparece toda la información, tanto del documento en sí como de su ubicación en la biblioteca.
    La calidad de la imagen no es muy buena, pero si os fijáis un poco, están todos los datos del libro y en la pestaña "Ejemplares" tienen que aparecer todos los datos de ubicación y ejemplares disponibles.

  3. Signatura: no, la signatura no es la firma, aunque por el inglés nos lleve a confusión. La signatura es el código que se da a cada libro para localizarlo, el cual, como decía antes, está compuesto por la CDU, las tres primeras letras del apellido del autor (si lo tiene o no tiene más de tres autores) y las tres primeras letras del título del libro (obviando los artículos).
    Lo señalado con las flechas es la biblioteca en los que se encuentra y lo rodeado con el círculo es la signatura. En este caso, al tratarse de una novela, los números de la CDU han sido sustituidos por una N (de novela) para que a los usuarios les sea más fácil identificarlos, en CDU su código sería 821.112.2-31"19".
  4. Tejuelo: si buscamos este término en el diccionario de la RAE, viene muy bien explicado: "Cuadrito de tela, cuero o papel que se pega en el lomo de un libro para poner el rótulo u otro tipo de información". Habría que cambiar 'rótulo' por 'signatura', pero vale.

    Ejemplo de tejuelo
  5. CDU: es la abreviatura de Clasificación Decimal Universal y no es más que la clasificación del conocimiento, abarcando toooodos los ámbitos y materias, poquita cosa, ¿no? Su precursor fue el bibliotecario del Amherst College en Massachusetts (Estados Unidos), Melvil Dewey, que creó en 1876 el Sistema Dewey de Clasificación. Sistema que perfeccionaron Paul Otlet y Henri La Fontaine dando lugar a la ya citada CDU.

    Clasificación general de la CDU.

  6. Libro expurgado/expurgo: cuando el bibliotecario dice que un libro ha sido expurgado o ha formado parte de un exprugo quiere decir que ese libro se ha retirado del fondo de la biblioteca. Este acto se realiza bien porque el material ya no era pertinente (por obsolescencia, sobre todo) o bien por cuestión de espacio. Cuando esto sucede los libros puden tomar varios caminos: pueden ser donados a otras instituciones o bibliotecas, pueden regalarse a los usuarios, pueden realizarse canjes, pueden almacenarse... pero en muy, muy contadas ocasiones (a no ser que el libro esté muy destrozado) se destruye. Es como  cuando nosotros nos quedamos en casa sin hueco para los libros nuevos.
Y hasta aquí esta entrada. Espero que os haya gustado y sido interés, pero, además, contadme... ¿conocíais estas palabrejas? ¿queréis que os explique alguna más?



PD1. Creo que no hace falta decirlo, pero la viñeta que encabeza esta entrada es del gran Forges.
PD2. Tal día como hoy, de hace dos años, publicaba en el blog la reseña de Buenos días, tristeza, os dejo el enlace por aquí por si también la queréis leer: https://goo.gl/Aq23yR

1 comentario:

  1. Hola, Sandra. Magnífica entrada, sabía algunos términos pero no todos. Comparto la entrada en mis redes sociales.

    Besos y feliz noche.

    ResponderEliminar

Cada comentario que dejas es una inyección de motivación, así que no seas tímido... ¡Mil gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...