El cerebro de Caín de Eduardo Blázquez

25 diciembre 2018 -

¡Hola a todos! Hoy os traigo la última reseña del año y puede (aunque creo que haré otra) que la última entrada también de este 2018.
Pero no por ello, ni porque muchos estéis de fiesta ahora mismo, voy a hacer la reseña de un libro "menor", al revés, hay que despedir las reseñas del blog de este año por todo lo alto, así que os traigo El cerebro de Caín de Eduardo Blázquez.

PROSPECTO

1. Antes de empezar a leer El cerebro de Caín

Debo avisarte que Eduardo Blázquez lo ha vuelto a hacer, ha vuelto a seleccionar un tema duro, doloroso y de actualidad para ser el epicentro de su nueva novela, por lo que encontrarás escenas, pasajes, que te creen un nudo en la garganta.

2. Cómo leer El cerebro de Caín

Por lo anterior, te recomiendo hacer su lectura con calma, aunque Edu esto lo ponga bastante difícil, y tomarla a pequeños sorbos para digerirla mejor.

3. Posibles efectos adversos

No voy a negarlo, la lectura de esta novela te creará rabia, impotencia, puede que algo de confusión (en una escena dada) y, espero, que empatía y reflexión.

MI RAZÓN PARA LEER EL CEREBRO DE CAÍN


Sin disimulos: tengo el gran placer de ser amiga de Eduardo y cuando me enteré de que su nueva novela iba a tratar sobre el tema que trata le dije: "soy 'experta' en el tema (puedes comprobarlo en esta entrada), si necesitas ayuda con algo, silba" y el caso es que silbó, pero en poco le pude ayudar porque Eduardo tiene el don de la sensibilidad y la bondad y ha sabido manejar la novela como ya le gustaría a muchos.

Por otra parte, tras leer su primera novela, La imagen deformada, no me iba a perder la segunda por nada del mundo.

RESEÑA


¿Cuántas veces has oído "no pasa nada, solo es un juego de niños"? Muchas, muchísimas, ¿verdad? Pero... ¿cuántas de esas veces se ha pensado en las consecuencias de ese "juego"? La última pregunta es la que se plantea el autor en El cerebro de Caín y es la que va desgranando, también, poco a poco, a lo largo de sus páginas.

No quiero contar mucho de la trama (tampoco del libro en general, porque es de esos que cuanto menos sepas, mejor), pero para que te pique la curiosidad te diré que la historia transcurre en tres tiempos: 1972, 1990 y la actualidad, los cuales se van alternando. En 1990, Marta, una adolescente de 16 años con toda la vida por delante, no pudo hacer frente, ni superar, el acoso escolar que estaba recibiendo desde hace un tiempo por parte de cuatro compañeros de clase y lo que se interpretaba como "bromas" o "juegos de niños" acabó en suicidio. En la actualidad, Isabel, la mejor amiga de esta, se ve involucrada en la desaparición de un alumno del instituto en el que trabaja como psicóloga, desaparición que, según el inspector que lleva el caso, Eliseo, puede estar relacionado con lo que le pasó a Marta hace años.

Con estos acontecimientos por separado (y uno más que no te he contado), Eduardo construye un puzzle en el que todas las piezas encajan a la perfección creando un fiel reflejo de lo que supone sufrir acoso, en este caso escolar, pero aplicable a todos,  y del que debería ser el verdadero resultado de la expresión "todo acto tiene sus consecuencias" porque, por desgracia, a diario se ve cómo muchas veces el que la hace se va de rositas y primero paz y después gloria... Además, ha sabido darle ese punto de originalidad haciendo de una idea que, en principio, se ajustaría más con una novela de tipo dramático, una novela de intriga, negra, que te mantiene con las manos pegadas a las páginas y los ojos clavados en sus letras...

VALORACIÓN


Sé que antes dije que soy amiga del autor (es un hecho) y puede que estés dudando de mi objetividad a la hora de hacer esta reseña, así que, si has llegado hasta aquí créeme si te digo que lo he sido al 100%, pero cuando alguien hace bien su trabajo no se le puede negar.

Dicho esto, he de reconocer que me dio mucho vértigo empezar a leer por primera vez El cerebro de Caín y te puedo asegurar que, por motivos personales, a veces no ha sido del todo fácil. Sin embargo, la delicadeza y la empatía con las que Blázquez aborda el tema son palpables a lo largo de toda la historia, con lo cual la lectura ha sido mucho más llevadera. Eso sí, cuando se tiene que poner duro, se pone, y no se anda con rodeos ni con remilgos a la hora de decir y de contar las cosas como son. Hace, como ya lo hizo anteriormente, una novela denuncia que debería ser leída por el mayor número de personas posibles, entre ellas, educadores, profesores, maestros y padres.

"Eduardo Blázquez me ha vuelto a sorprender" sería el titular que usaría si esta reseña figurase en algún medio de comunicación, porque lo ha hecho y para bien, para muy bien. Por lo que, si me permites el consejo, lector, dale una oportunidad, adéntrate en El cerebro de Caín.

Edu, no puedo evitar terminar la reseña sin decirte (y sabes por qué) que me tendrás siempre cerca y que yo también te quiero.


DATOS DEL LIBRO

Título:  El cerebro de Caín
Autor/a:Eduardo Blázquez
Editorial: Filantria
Fecha de publicación: Noviembre de 2018
Nº de páginas: 286
ISBN: 978841790252527

Sinopsis: Marzo de 1990. Marta, una adolescente de dieciséis años, decide quitarse la vida tras las humillaciones que sufre por parte de un grupo de cuatro compañeros del instituto. Su inseparable amiga Isabel le promete en su lecho de muerte que hará todo lo posible por desvelar la verdad de lo que le sucedió para que tomase esa drástica decisión. Más de veinte años después, Isabel ejerce como orientadora de un instituto privado, presenciando un nuevo acto de bullying contra un alumno, que le traerá de vuelta recuerdos que ya creía enterrados. A su vez, aparecen muertos varios adolescentes —en circunstancias aparentemente normales—, pero en unas fechas muy concretas, activando un resorte en el cerebro de Eliseo Camacho, el inspector encargado del caso de Marta en el pasado. Eliseo no dudará en remover todo lo necesario para relacionar la muerte de esta con la de los chicos, en una carrera frenética contra reloj para evitar una nueva muerte que cierre un círculo que él solo ve.

En El cerebro de Caín, Eduardo Blázquez se sumerge de nuevo en la mente humana, explorando todos sus recovecos, mezclando pasado y presente, y haciendo dudar al lector de todo cuanto cree saber, demostrando que, una vez más, las apariencias «pueden ser engañosas».

DATOS DEL AUTOR


Madrid, 1964. Estudió Topografía y Delineación en la Politécnica de Madrid. Trabajó durante muchos años como topógrafo y Jefe de Obra, puesto que le llevaba a pasar demasiado tiempo lejos de los suyos, por lo que decidió cambiar y actualmente trabaja en FCC, en el Área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Madrid.

Aficionado a la lectura desde que recuerda gracias a su tío —el cual le sentaba a sus pies con las novelas ilustradas de Julio Verne— había escrito poemarios y música, pero siempre a nivel íntimo. Amante de las letras de Miguel Hernández, Lorca y Salinas, es también un gran aficionado a la novela más noir. Otra de sus pasiones es la Historia, algo en lo que le gustaría sumergirse en un futuro próximo.

Su carrera literaria comienza con La imagen deformada, con una gran acogida por parte de los lectores. Con varios proyectos ya en mente, Eduardo Blázquez empieza sus andanzas literarias con paso firme y decidido, dispuesto a sorprender a todo aquel que ose adentrarse entre las páginas de sus novelas.

(Biografía tomada de Filantria)

3 comentarios:

  1. Muy buena reseña. (Te aconsejo releer el punto dos del prospecto, justo antes del "bastante difícil").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Sergio, viniendo de ti es todo un piropo. Y gracias también por la corrección, en ese momento me debió de entrar hambre, jajajaja.

      Eliminar
  2. Lo acabo de leer y la verdad,es que he tenido que parar ,para no devorarlo en un día.Enhorabuena a mí paisano,que aunque no nos conocemos nada más que de vista, espero seguir leyendo sus obras .

    ResponderEliminar

Cada comentario que dejas es una inyección de motivación, así que no seas tímido... ¡Mil gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...